Tras años de deliberaciones y acaloradas negociaciones, los ministros de la UE han aprobado hoy por fin la Directiva sobre la diligencia debida en materia de sostenibilidad empresarial, que marca una nueva era en la responsabilidad de las empresas. Alcanzar este hito ha sido un paso adelante ganado a pulso gracias a los persistentes esfuerzos de los sindicatos, la sociedad civil y los eurodiputados progresistas.

La Directiva abre nuevas posibilidades para garantizar que todas las empresas con una presencia significativa en Europa -ya tengan su sede en la UE o en el extranjero- respeten los derechos humanos de los trabajadores de todo el mundo. El alcance de las 5.400 empresas que se calcula que entrarán en el ámbito de aplicación incluirá a millones de trabajadores de sus operaciones mundiales, sus subcontratistas, sus filiales y los trabajadores de toda su cadena de valor mundial.

Además de introducir la diligencia debida obligatoria en materia de derechos humanos en este vasto ámbito, también introduce nuevas disposiciones que van más allá de la legislación nacional vigente sobre diligencia debida. Lo más importante es que incorpora un papel para los sindicatos en cada paso del proceso de diligencia debida. También introduce la posibilidad de hacer cumplir la normativa a través de una combinación de medidas, entre las que se incluyen las autoridades de supervisión, que pueden recibir denuncias, y es la primera legislación sobre diligencia debida que introduce la responsabilidad civil, aunque limitada en su alcance.

Los sindicatos nacionales de Europa deben presionar a sus gobiernos para que establezcan una base legislativa sólida que garantice una legislación nacional robusta, incluso para colmar algunas de las lagunas de la directiva.

Oliver Roethig, Secretario Regional de UNI Europa , ha declarado: "Es un hito importante que por fin se haya aprobado la Directiva sobre los derechos de los trabajadores en el ámbito de la UE. La Directiva demuestra el importante liderazgo de la UE para proteger los derechos de los trabajadores, a pesar de las limitaciones. Los sindicatos de toda Europa estarán ahora alerta para garantizar que la legislación nacional no sólo aplique la directiva con firmeza, sino que aproveche las oportunidades para subir aún más el listón."

Christy Hoffman, Secretaria General del sindicato UNI Global , añadió: "Esta es una victoria enorme y muy luchada que beneficiará especialmente a los trabajadores de aquellos países con leyes débiles o inexistentes para proteger a los trabajadores. Los contratistas de Amazon, por ejemplo, tendrán por fin una vía a través de la cual buscar justicia. Los trabajadores que producen prendas para marcas mundiales podrán presentar demandas en la UE. Para UNI Global Union la aplicación y el cumplimiento de esta ley se convertirá en una prioridad fundamental."