x ¡Ayúdanos a poner fin a las penosas condiciones laborales de Amazon en la India!

Los vigilantes de seguridad de Nueva Zelanda celebran una importante victoria en favor de unas condiciones salariales y laborales justas al poner en marcha el proceso para su primer Acuerdo Salarial Justo.

La recién aprobada Ley de Acuerdos Salariales Justos ha allanado el camino a un innovador Acuerdo Salarial Justo (FPA) para estos trabajadores, que permite la negociación sectorial o profesional entre trabajadores y empresarios del sector.  

El miércoles, su sindicato, E tū, completó el primer paso para establecer un Acuerdo Salarial Justo enviando a través de más de 1000 firmas de guardias de seguridad de todo el país al Gobierno para iniciar el proceso de negociación.

El proceso FPA capacitará a los vigilantes de seguridad para negociar mejores condiciones salariales y laborales y garantizar que trabajan en condiciones seguras y dignas.

"No se trata sólo de un gran logro para los guardias de seguridad, los limpiadores y otros trabajadores, sino de un paso decisivo hacia la consecución de unos salarios y unas condiciones de trabajo justos y equitativos en el mercado laboral neozelandés. No hay que subestimar el poder de la negociación colectiva, ya que es una herramienta vital para proteger los derechos de los trabajadores e impedir que los empresarios compitan con salarios bajos. El Acuerdo Salarial Justo permitirá a los vigilantes de seguridad elevar su nivel, sus competencias y su formación, garantizando que trabajan en condiciones seguras y dignas. Setrata de una victoria significativa para los derechos de los trabajadores, y demuestra que la acción colectiva puede aportar cambios positivos", declaró Eddy Stam, responsable de servicios inmobiliarios del sindicato UNI Global .  

Los responsables políticos neozelandeses reconocieron la necesidad de la negociación sectorial, en lugar de limitarse a mejorar la negociación a nivel de centro de trabajo, debido a la historia del país con acuerdos de negociación y a la investigación internacional. A finales de los años ochenta y principios de los noventa, Nueva Zelanda introdujo una serie de cambios que socavaron la negociación sectorial y los sindicatos, dando lugar a un sistema laboral más parecido al de Estados Unidos, con sindicatos más débiles y una negociación basada principalmente en el lugar de trabajo. Este sistema ha dado lugar a varias décadas de desigualdad creciente, lento crecimiento salarial y baja productividad, a pesar de las promesas de los líderes empresariales y los políticos que apoyaron las reformas económicas neoliberales.  

En 2000, Nueva Zelanda intentó reforzar los sindicatos y mejorar la negociación colectiva, pero el esfuerzo resultó infructuoso sin un fuerte impulso a la negociación sectorial. El salario justo 

Los acuerdos salariales justos ofrecen a los trabajadores la oportunidad de negociar mejores salarios y condiciones laborales mediante la negociación colectiva y de impedir que los empresarios compitan con salarios bajos.

El proceso de negociación de la FPA permitirá a los vigilantes de seguridad elevar el nivel de sus condiciones de trabajo, aumentar su salario, mejorar la salud y la seguridad y crear oportunidades de formación y desarrollo. El proceso también brinda a los vigilantes de seguridad la oportunidad de abordar los problemas del sector en una conversación colectiva y encontrar posibles soluciones.  

La delegada de E tū y vigilante de seguridad Rosey Ngakopu, que lleva cuatro años haciendo campaña en favor de acuerdos salariales justos, dice que le entusiasma que por fin haya llegado el momento de iniciar un acuerdo: 

"Es una sensación increíble: todo nuestro duro trabajo ha dado sus frutos. Los acuerdos salariales justos nos permitirán abordar los problemas del sector en una conversación colectiva y encontrar posibles soluciones".  

"Los APA tratan de elevar el nivel de nuestras condiciones de trabajo, mejorar nuestros salarios, cualificaciones y formación, y garantizar que tenemos todo lo que necesitamos en el lugar de trabajo para trabajar con seguridad y dignidad. Estoy impaciente por sentarme a la mesa de negociación y empezar a negociar".

Las experiencias y acciones de Nueva Zelanda ponen de relieve la necesidad de incorporar la negociación sectorial a cualquier política de mejora de las condiciones laborales. El proyecto de ley de acuerdos salariales justos se aprobó en octubre de 2022.  

Servicios inmobiliarios

UNI Asia y Pacífico