La Política Mundial de los Derechos del Jugador estipula que los jugadores son, en primer lugar, personas y, en segundo lugar, atletas. Los jugadores son también la cara pública del deporte, y el rendimiento deportivo es fundamental para el prestigio, la popularidad y la viabilidad del deporte.