Después de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos anulara el derecho constitucional al acceso al aborto en ese país, el Comité de Mujeres de UNI Américas emitió una declaración en la que denunciaba la decisión como un ataque a los derechos de las mujeres, a la libertad de elección y una preocupante vuelta atrás. 

"No aceptaremos este retroceso al pasado: lucharemos y apoyaremos la libertad de elección. Esta decisión afectará a los trabajadores con especial dureza, porque se está quitando el derecho al aborto a las mujeres pobres", dijo la Secretaria General de UNI, Christy Hoffman. "Me preocupan las mujeres jóvenes, como mi hija. ¿Cómo puede tener menos derechos que yo? Esta decisión no representa a la mayoría, y vamos a seguir luchando". 

"La decisión anula décadas de logros de las mujeres en el acceso a los servicios sexuales y reproductivos y refuerza una tendencia ya alarmante en todo el mundo en la que los gobiernos legislan y limitan los derechos de las mujeres", se lee en el comunicado.

Los datos muestran que restringir el acceso al aborto no reduce el número de abortos. De hecho, es más probable que las restricciones empujen a las mujeres hacia procedimientos inseguros. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en los países donde el aborto está más restringido, sólo 1 de cada 4 abortos es seguro, frente a casi 9 de cada 10 en los países donde el procedimiento es ampliamente legal. 

Prohibir los abortos puede dar lugar a procedimientos inseguros que van acompañados de complicaciones físicas y mentales, así como de cargas sociales y económicas para las mujeres, que afectan a las comunidades y a los sistemas de atención sanitaria. Esta decisión profundizará la desigualdad sistémica y dificultará la construcción de democracias fuertes.  

En nombre de millones de trabajadoras del sector servicios, el Comité de Mujeres se opuso a cualquier medida que menoscabe los derechos humanos de las mujeres y subrayó que estos ataques forman parte de un patrón de retórica de extrema derecha que explota a las mujeres para avanzar en sus programas políticos.  

Antes del fallo anticipado, el Comité Mundial de la Mujer de la UNI emitió una declaración sobre el derecho de autodeterminación y la libertad de elección de las mujeres en Estados Unidos, advirtiendo que anular el derecho al aborto reforzaría una tendencia ya alarmante en todo el mundo, donde otros gobiernos consideran necesario legislar y limitar los derechos de las mujeres, como el caso de Polonia, que prohibió el aborto en 2021, y Eslovenia, que redujo el acceso.